Energía solar para climatización de una vivienda

España es, junto a Portugal, el país europeo con mayor cantidad de horas de luz al día, como más de ocho horas. Si a esto le unimos la necesidad, a nivel doméstico, de reducir el gasto económico en las facturas y la contaminación ambiental, la energía solar se coloca como la mejor solución ante estos problemas, ya que es una energía renovable, ilimitada y económica. 

Existen dos tipos de energía solar que podemos aprovechar a nivel doméstico: el primero se sirve de placas solares fotovoltaicas y el segundo de paneles solares térmicos. Ambos tipos se pueden usar para climatizar una vivienda.

futuro energia
Placas fotovoltaicas para generar electricidad

Las placas solares fotovoltaicas usan el efecto fotoeléctrico para obtener electricidad a partir de la radiación solar. La radiación solar impacta en el panel, el cual la convierte en corriente continua. Después, dicha corriente se puede almacenar en la batería solar o bien convertirla en corriente alterna mediante el conversor solar, para que se pueda usar a nivel doméstico.

La electricidad que se genera en el sistema solar se puede usar para cualquier sistema de la vivienda. Uno de sus mejores usos es en los aparatos eléctricos que usamos para climatizar. Este tipo de energía es totalmente gratuita, por lo que ahorraríamos mucho en este sentido.

panel solar casa

Gracias a la instalación de paneles solares fotovoltaicos podríamos alcanzar el autoconsumo, para lo que necesitaremos que nuestro sistema de climatización sea eléctrico, como los radiadores eléctricos. Si además usamos radiadores eléctricos de bajo consumo, la eficiencia del sistema será mucho mejor y necesitaremos generar menos electricidad. 

El beneficio de este tipo de energía solar es que podemos generar electricidad, por lo que podremos obtener el autoconsumo, acabando con las facturas de energía

Paneles solares térmicos para calefacción y agua caliente sanitaria

Los paneles solares térmicos se nutren de la radiación solar para calentar un fluido caloportador o un volumen de aire que pasa a través de ellos, transfiriendo posteriormente este calor a una cantidad de agua que se guarda en un  acumulador o un interacumulador. 

El tamaño de la instalación a instalar va a depender del uso que le vayamos a dar al agua caliente que obtengamos. Si solo va a ser agua de consumo, se considera que para una vivienda habitada por cuatro personas, dos paneles térmicos (entre 3m2 y 4m2) pueden cubrir entre el 60 y el 70% de las necesidades de energía al año.

Si, por el contrario, también lo vamos a usar para calefacción, el tamaño dependerá del tamaño de la vivienda. Se suele considerar que un metro cuadrado de paneles por cada diez metros cuadrados de vivienda reducirá entre un  20% y un 35% del gasto en calefacción.

Si bien este tipo de paneles permiten un buen ahorro, lo cierto es que no dejan de ser un sistemas de apoyo, puesto que no se puede generar electricidad. Si queremos ahorrar al máximo, es más recomendable instalar paneles solares fotovoltaicos con radiadores eléctricos de bajo consumo. 

Energía solar, una inversión que se rentabiliza

Hace años, los paneles solares eran mucho más caros. Esto hacía que la gente no diera el paso a su instalación, puesto que no era nada rentable. Además, las normas y leyes en torno a las instalaciones de este tipo no daba mucha seguridad sobre su rentabilidad tampoco. 

Sin embargo, el precio de los paneles solares se ha reducido en casi un 80% desde 2010, lo que hace que su rentabilidad haya aumentado mucho. También hay que tener en cuenta que la tecnología de los sistemas de energía solar fotovoltaica y térmica ha mejorado mucho, aumentando la eficiencia de los paneles y su vida útil, por lo que se ha conseguido reducir mucho el tiempo en el que amortizamos la inversión. 

cambio climatico energia solar

Sin embargo, lo que ha hecho que se reduzca drásticamente el periodo de amortización ha sido la derogación del impuesto al sol. Todo esto ha hecho que el periodo de amortización de una instalación solar se haya reducido a la mitad, encontrándose entre unos cinco y siete años.

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
X